/*** Facebook Tracking ***/

Termostatos

El control de la temperatura es el circuito que gobierna la operación del compresor. Los refrigeradores trabajan entre 8 y 14 horas diarias durante periodos de 5 a 10 minutos, a fin de mantener la temperatura del gabinete entre 2 y 7 °C y el del congelador entre -15 y-34 °C.

El momento en que se enciende el compresor y el momento en que se apaga se controla mediante un termostato.

En los refrigeradores domésticos se usan dos tipos de termostatos: los de bulbo sensor y los bimetálicos.

Los termostatos de bulbo sensor actúan por la expansión y contracción del vapor contenido en un fuelle o diafragma metálico. Al elevarse la temperatura del gabinete, el gas aumenta la presión dentro del fuelle, que se expande, activando un contacto eléctrico, el cual enciende el compresor.

Al enfriarse el gabinete, la presión del gas dentro del fuelle disminuye y se contrae, desconectando el interruptor del compresor, que entonces deja de trabajar, hasta que la temperatura vuelve a subir y el termostato enciende de nuevo el motor.

El termostato bimetálico está hecho con un par de metales de coeficientes de expansión diferentes, como el acero y el cobre o el bronce. Cuando las barras metálicas unidas por su respaldo se calientan, una de ellas, la de cobre, se expande más aprisa que la de acero, con lo que los metales se doblan.

Para que el movimiento de los metales sea suficiente para abrir y cerrar un circuito, simplemente se alarga el metal y se enrosca en una espiral o se ondula.

Deja un comentario