Cómo funciona un refrigerador

La refrigeración es utilizada desde hace ya muchos años por el hombre para la conservación de alimentos, de medicinas, la producción de hielo, etc. Si te preguntas cómo funciona un refrigerador, debes saber que actualmente la mayoría de las refrigeradores utilizan un ciclo termodinámico que incluye la compresión de un vapor refrigerante, para lo que se usa un compresor con motor eléctrico. El refrigerador es una máquina térmica que ha demostrado su utilidad a lo largo de los años, y ha demostrado también su durabilidad y efectividad. Aunque suene paradójico, los refrigeradores utilizan calor para mantener los alimentos a bajas temperaturas. La refrigeración de los alimentos es necesario para mantenerlos en buen estado.

Cómo funciona un refrigerador doméstico

De manera simple, lo que hace un refrigerador es tomar el calor del lado de baja temperatura, y expulsarlo al exterior, empleando una fuente de energía externa para mantener el proceso. Un refrigerador es, entonces, una bomba de calor que funciona por lo general impulsada por un motor eléctrico. El refrigerador funciona a base de un sistema o circuito cerrado de procesos, que opera gracias a un gas refrigerante. Este circuito consta de dos procesos: uno de compresión y otro de descompresión de gas. Es gracias a estos dos procesos que el refrigerador es capaz de generar frío para su interior y liberar el calor a través de la rejilla con la que cuenta en la parte posterior (condensador). Para el control de estos procesos, los refrigeradores cuentan con un sistema de termostato para regular el frío del interior, que controla el proceso de compresión del gas refrigerante.

Conociendo a grandes rasgos cómo funciona un refrigerador, se desprende la importancia de cuidarlo en el uso diario. ¿Cómo hacerlo? Presta mucha atención a la circulación del aire dentro del electrodoméstico y a la ventilación por fuera del mismo. Esta será la base de un correcto funcionamiento. Al almacenar los alimentos, no los amontones y no los pegues a las paredes; al instalar el refrigerador, asegúrate de dejar espacio entre el aparato y las paredes. Recuerda que el intercambio del aire es básico e indispensable para una buena refrigeración.