Refrigerador compartido

El refrigerador compartido se ha convertido en la actualidad en un hecho muy común teniendo en cuenta la tendencia en aumento de renta de habitaciones en casas y departamentos (sí, lo tan conocidos “roomates“). Son situaciones diferentes cuando el refrigerador se comparte entre amigos que deciden mudarse juntos y comparten todos los gastos y realizan las compras en grupo, que cuando quienes rentan las habitaciones son completos desconocidos que lo que comparten es el mismo techo, pero cada quien se hace cargo de sus gastos por separado. En el segundo caso, compartir el refrigerador puede ser toda una aventura.

¿Qué tener en cuenta con un refrigerador compartido?

Tener en el hogar un refrigerador compartido puede traer algunos conflictos, sobre todo si se trata de roomates que conviven y cada quien trae consigo sus propias costumbres. Frente a esta situación, recomendamos tener ciertas reglas definidas desde el momento en que se ponen en renta las habitaciones, para prevenir las fallas y el mal uso del refrigerador por parte de los inquilinos. En una lluvia de ideas veloz, nuestros técnicos recomiendan:

  1. Aprovechando las separaciones internas de los refrigeradores, asignar un espacio para cada roomate.
  2. Cuando los inquilinos se mudan, explicar qué sitio corresponde a cada quien.
  3. Si quieren que el refrigerador enfríe, es importante ser consciente de que amontonar los alimentos no ayudará a que esto suceda. Mantener el orden interno del refrigerador es fundamental.
  4. Limpiar el refrigerador periódicamente y asegurarse de que no se guarden desperdicios es fundamental para evitar malos olores. 
  5. El refrigerador compartido suele sufrir más uso del habitual en los hogares ya que los horarios de los roomates suelen ser diferentes y cada quien suele cocinar a una hora distinta. Por eso, es muy importante que la puerta se abra solamente las veces necesarias, y que, al hacerlo, lo hagan utilizando la manija. Estos dos pequeños detalles harán una gran diferencia y cuidarán la temperatura interna del refrigerador. 

El refrigerador compartido puede ser algo más difícil de mantener en óptimas condiciones, pero no es imposible. Para lograrlo, es importante que cada persona que almacena alimentos en él tome consciencia de lo fundamental del electrodoméstico en el hogar. Con pocas y simples reglas, una sana convivencia es posible.