Historia de los refrigeradores domésticos

Escrito por Santiago Rubio el . Posteado en Uncategorized

nevera_baja

Nevera subterránea

Desde inicios de su historia, la humanidad buscó maneras de conservar sus alimentos. Alejandro Magno, por ejemplo, mandó construir cámaras subterráneas para evitar quedarse sin suministros durante la guerra; muchos pueblos bajaban nieve de las montañas, envuelta en paja, para conservar sus alimentos; también se hicieron cámaras o casas de hielo para luchar contra el paso del tiempo y la descomposición de la comida.

Para llegar a los refrigeradores caseros que conocemos en la actualidad, las máquinas para enfriar han atravesado diversas fases. Muchos de los principios de refrigeración como la conocemos ahora fueron descubiertos a mediados del siglo XVIII por científicos que investigaban otras cosas y no estaban precisamente interesados en el enfriamiento.

Por ejemplo, Michael Faraday descubrió la licuefacción de los gases (cambio del estado de una sustancia de gaseoso a líquido) al trabajar con amoniaco. Por la misma época, William Cullen, médico y químico escocés, creó una bolsa de frío al descubrir que algunas de las reacciones químicas repelen el calor, y con ello sentaron las bases para la refrigeración moderna.

Unos años después, el inventor norteamericano Oliver Evans diseñó la primera máquina refrigerante (aunque no lo hizo), que era una versión moderna de la casa de hielo y empleaba los principios descubiertos por Cullen. Por accidente o no, la creatividad surge de la necesidad y casi al mismo tiempo que Evans diseñaba  su máquina, Thomas Moore quería trasladar leche, huevo y mantequilla y que llegaran frescos a su destino, para lo que inventó una caja de madera helada: la nevera.

refrigerador_antiguo

Refrigerador antiguo

La primera patente de estos refrigeradores rústicos la obuvo Jacob Perkins en 1834, pero todavía restaba un largo camino antes de llegar a los refrigeradores que conocemos ahora. En la búsqueda del perfeccionamiento de estos aparatos se llegó a cometer algunos errores, como en 1859, que Ferdinand de Carré hizo el primer refrigerador de absorción que usaba amoniaco líquido, un compuesto tóxico.

Fue hasta 1879 que Carl von Linde creó el primer refrigerador doméstico, que se comercializó por General Electric hasta 1927. Actualmente los refrigeradores domésticos son modelos más prácticos y amigables con el ambiente, y funcionan a través de un sistema de compresión de gas, generalmente queroseno o butano.

¡Contáctanos hoy mismo!

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario