Publicaciones etiquetadas ‘refrigerador personalizado’

Cuida y «hermosea» tu refrigerador

Escrito por Santiago Rubio el . Posteado en Uncategorized

refrigerador_customizado  ¿Quién dice que la belleza solamente es interior? Ahm… ok, es cierto. Pero digamos que se puede complementar, qué mejor si lo que es hermoso por dentro se adorna por fuera. Y como salud es belleza, aquí unos tips para cuidar la salud y apariencia de tu refrigerador:

1. Deshazte del «olorcito»

Típico que pasan los meses y esas chuletas putrefactas le dan un aroma peculiar no solamente a tu refrigerador sino que pasan a aromatizar el resto de tu vivienda. ¿Cómo decirlo sin que suene feo, caray? Si hasta los vecinos se tapan las narices cuando pasan por el pasillo y si te preguntabas por qué no tienes novia… quizá ya tengas la respuesta.

Para remediarlo, obviamente debes hacer una limpieza periódica, tira las cosas que no sirvan o que lleven años ahí adentro. Usa bicarbonato con agua tibia y un paño para asearlo,  evita usar jabón porque deja residuos difíciles de quitar. Ponles siempre la tapa a los contenedores de comida o si no tienen, usa plástico. Deja adentro una caja de bicarbonato con hoyitos, esto absorberá losrefrigerador_customizado futuros malos olores, pero no te pases, ¿eh? tampoco hace milagros.

2. Deshiélalo

Sí, sí, sí. Ya sabemos que los refrigeradores suelen traer un sistema de deshielo automático, pero si tu refri es del año del caldo… ejem, es decir, si tiene un estilo vintage, seguramente has notado que en el congelador hay una capa gruesa de hielo. Para deshacerte de ella, bajo ninguna circunstancia debes usar objetos puntiagudos o cortantes, podrías lastimarte o peor aún… dañar irreparablemente el refrigerador. Para deshielarlo mete ollas con agua caliente y limpia el exceso de agua con un paño. Aquí puedes leer más detalladamente este proceso.

3. Cierra la puerta cuando no lo uses

Por cómo funrefrigerador_customizado2cionan, los refrigeradores tienen más tiempo de vida si solamente abres la puerta cuando lo estás usando. Las consecuencias de no hacerlo son una disminución en su capacidad para mantener el aire frío y el aire caliente, exceso de escarcha y acumulación de humedad en el interior de tu congelador y eso sin mencionar el gran derroche de energía que se hará.

4. Dale mantenimiento

¿Te gusta cuidar tus cosas o eres de esos que descomponen las cosas y enseguida las tiran a la basura? Tus papás no te reemplazaron la primera vez que te enfermaste, ¿cierto? Entonces sabrás muy bien que hay que leer el manual del refrigerador para cuidarlo… o ya de perdida checar nuestro blog y nuestras actualizaciones en Facebook para saber de más tips del cuidado de los electrodomésticos. Los técnicos de Ner, además, siempre estamos disponibles para asesorarte,  hacemos presupuestos gratis.

5. Ponlo guapetón

Y no nos cansaremos de decirlo, si tienes oportunidad, qué mejor que customizar tu refrigerador, decorarlo con bonitos dibujos, esténciles y demás cosas que se te ocurran. Al fin y a cabo, somos chavos… Checa las ideas de las fotos, te vas a enamorar.

Fabrica y customiza tu refri en 10 sencillos pasos

Escrito por Santiago Rubio el . Posteado en Uncategorized

refrigerador hecho en casa

Refrigerador hecho en casa

Si eres de esos aventurados que aman hacer las cosas por sí mismos seguramente ya habías pensado unos cuantos usos alternativos para el refrigerador descompuesto que tienes en el garage y que con el paso de los años se ha convertido en una especie de closet o caja de herramientas (además, por supuesto, del hogar de miles de ácaros).

¿Qué tal repararlo y de paso customizarlo para que pegue con la decoración de tu depa o casa?

Sí. Aunque este proceso es más complicado que comprar uno nuevo, sabemos que amas los retos, por lo que te damos la receta definitiva para HACER (no COMPRAR) un refrigerador original con tus propias manos.

Ingredientes

– Un refrigerador desechado o descompuesto – Una cortadora de alambre – Un set de herramientas básicas -Listones de 2 x 4 pulgadas – Láminas de espuma aislante – Gis – Compresor, evaporador y termostato (se consiguen en las tiendas de artículos marinos) – Un taladro eléctrico – Una batería de 12 voltios – Madera contrachapada de roble de espesor 1/4 de pulgada – Adhesivo para construcción